Al final, entra Cosiaca

Por: Rubén Darío Flórez


Antes que nada la adivinanza ¿Si un corcel es caballo, porque el táparo al ser caballo nunca será corcel? O esta situación, para humillar debe haber dos: humillado y humillador, pero dicen “se humilla solo”. ¿Cómo así, divide en dos el yo? Es frase del idioma español antes del sicoanálisis. Cito otra expresión, comenzando una intervención: “antes que nada quiero”. ¿Quién o qué es esa nada? ¿Se refiere a que las palabras llenarán esa nada con sentidos y referentes? Compartiré esta reflexión sobre nuestro idioma español, diré que las ciencias humanas del siglo XX exploran una realidad tan compleja como la química, las matemáticas, la astronomía, el universo, el sistema neuronal, la circulación del dinero o la estructura del átomo. ¿Cuál?, el lenguaje. En época de tecnologías virtuales el lenguaje regresa con su capacidad para la mentira, la creación y la vida social “al principio era el verbo”. Dos sabios de la semiótica y la lingüística Bajtín y Saussure muestran que sin lenguaje no hay persona, que somos unidad con el lenguaje, en el decir, actuar, pensar y comunicar: el lenguaje es una riqueza social, la enunciación, el hablar produce a la persona. Con el idioma en uso se persuade, se imagina, se crean situaciones, se explora, se hacen realidades. El uso ignorante del idioma hace de un funeral, hazmerreír colectivo: “Lo conocí, lo vi, lo querí”. Una frase caricaturesca y brutal en su ignorancia. Este entuerto verbal con desastre social, ilustra que el idioma es una ciencia y un arte, un financista lleva a la ruina un país si no sabe multiplicar. El español dejó de ser una disciplina esencial en el mismo rango, como lo es, que el álgebra o las matemáticas. Siendo un instrumento tan complejo para pensar, interactuar, crear y tener identidad. Doy un ejemplo. Un extranjero amigo que conoce muy bien nuestra lengua, para referirse a que habían llegado muchas personas a un evento, dijo: “Sí había mucho nadie”, para decir, asistieron muchos. ¿ Por qué lo dijo? En Colombia decimos: No había nadie, que significa ninguna persona. El extranjero mezcló nadie con persona. Ojalá y no confunda nadie con don nadie. ¿Por qué calle la boca y no cierre la boca?, o en qué se parece un cuadrado, rectángulo de una unidad urbanística a una manzana? Veamos la puntuación: una coma da un respiro: ‘No, espere’ pero ‘No espere’. Una coma comunica benevolencia, o crueldad sin ella. ‘No, tenga piedad’. ‘No tenga piedad’. El idioma puede llevarnos a la cultura árabe que adoptó palabras persas, así llamaban en Pijao a una mesera: la zarca, de ojos azules casi turquesas. Y el idioma nuestro con Cosiaca le dio oficio a los dos ladrones junto a Jesús en la Cruz. Cosiaca así critica las EPS y la corrupción. Les dejo la inquietud del oficio que Cosiaca agonizando les dio. Poner los puntos sobre las íes no es tan fácil como soplar y hacer botellas. Decir es saber el arte y la ciencia del idioma español.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

SIGUENOS  

  • Facebook Classic

Recibimos

Aceptamos patrocinadores

Contacto

Powered by

Alberto Romero