El puesto de los músicos

December 24, 2018

La conversación diaria en español está sazonada con giros idiomáticos  donde habitan pájaros, personajes, seres imaginarios, y geografías fantásticas o reales. Nuestra  lengua posee una capacidad de expresión con arraigo en las culturas, la historia, la geografía, la tradición, la imaginación popular, las leyendas y la imaginación sobre el mundo que aporta cada generación. Por eso lingüistas y  filólogos hablan del tesoro de la lengua.

Sin los giros del lenguaje o expresiones que no pertenecen al sistema de la lengua sino a los usos que acuñarán los usos populares, campesinos y urbanos, nuestra comunicación sería gris, sin el gracejo de un dicho. ¿De dónde vienen expresiones como pelea de toche con guayaba madura, averíguelo Vargas? ¿Y qué tiene que ver el puesto del músico y el lugar que a uno le toca en Colombia en una flota?

¿Pero quién es el Vargas del dicho? ¿A dónde va uno para encontrarlo?,

 Si no sabe cómo salir de una situación que lo dejó como en las nubes, Averíguelo Vargas. Si uno vive en las nubes no necesita a Vargas. Pero si usted enfrenta una situación real y urgente de falta de información y solución a lo mejor, diga desesperado o con desaliento: Averíguelo Vargas. Para algo difícil de resolver, extremadamente complejo, el habla popular emplea dicho giro.

 En realidad Vargas existió, fue un gentil hombre de carne y hueso que vivió en el siglo XV, en España. Aristócrata y diplomático se movía como pez en el agua en las situaciones más enredadas. La semántica tiene imágenes, verá el lector como me estoy explicando con peces, nubes y el aristócrata Vargas que de tonto no tenía un pelo. La expresión quedó desde que la reina Isabel la Católica y Felipe II, le encomendaban a don Vargas misiones imposibles de solución para quien no tuviera su recursividad y diligencia.

El caballero Vargas tenía la habilidad de un toche para enfrentarse a una guayaba. Esa sí que es tarea que no le queda grande al pájaro colombiano chrysomus icterocephalus; popularmente un toche: derrotar a una guayaba. El toche es un ave pequeña, dorada y come guayaba que da miedo. Se enfrenta con energía y apetito a una guayaba madura. De allí vino la expresión tan colombiana, es pelea de toche con guayaba madura.

 Fíjense como con las expresiones y su memoria cultural pasamos de la Corte española a las sabanas de la hermosa patria colombiana. Con sus ríos caudalosos y su espíritu aventurero, estas dos energías colombianas: la fluvial y la fiestera, dieron origen a la expresión lúgubre, carnavalesca y pueblerina chismosa: cuando el río suena.... y responden en otra parte del país: es que se murió un músico.

 Los músicos han dado origen a otra expresión: el puesto de los músicos. ¿Cuál es ese puesto? Solo existe en Colombia, en las flotas y quiere decir el último puesto en el bus de los paseos, donde se raja de todo el mundo y no se le sostiene a nadie, como en esta columna de hoy sobre el tesoro de nuestra lengua española.

Please reload

Featured Posts
Recent Posts

October 3, 2019

April 17, 2019

March 11, 2019

December 24, 2018

Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

SIGUENOS  

  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • c-youtube

Recibimos

Aceptamos patrocinadores

Contacto

Powered by

Alberto Romero