Urbe del sur

August 18, 2018

¿Con qué clave descifro a una ciudad? ¿Cómo darle cabida en la imaginación a esquinas, tiendas, un acento, vitrinas, rostros que hablan con énfasis, plaza de conflictos y traiciones después de la tragedia? Se puede ver a una ciudad sin entenderla. Pero hay nombres que la explican; si los habitantes de una ciudad deciden nombrar una estación del metro con el nombre de un cantante de barriadas y conventillos, la estación vecina con el nombre de ‘Piloto de tormentas’. Estos son códigos de una ciudad. 

 

En esta ciudad hay locuacidad, argumentación frenética en las calles. Pancartas de la multitud que exige sus derechos. Librerías, kioskos repletos de traducciones del ruso, del francés. Y nombres en las calles, de generales, de novelistas, de profesores, de la mujer que es un pueblo. En la ciudad hay recuerdos en su español hablado de idiomas tan opuestos como el italiano o el inglés. Y el territorio que define las luchas políticas y económicas de la nación es una voz quechua.

 

La urbe guarda la casa del poeta ciego que fabuló que el universo es la biblioteca, que la rosa es eterna no porque sea la rosa sino por ser arquetipo de la rosa platónica. La urbe tiene un lienzo de una ninfa desnuda que mira al visitante que espía a la ninfa sorprendida en su belleza de óleos mágicos. Es el cuadro impresionista de la urbe oligárquica ganadera. 

 

En la urbe de aires de presagios conspiraron los unitarios aliados con el capital inglés que impusieron su plan a la nación. En la urbe se suicidó el poeta Lugones execrado por la pasión y por la obsesión macabra de que ‘ha sonado la hora de la espada’. En la urbe en agosto estuvimos los traductores, los escritores, los profesores que dedican su reflexión a Dostoievski, a Pushkin, a Gogol, a Bulgakov, a las literaturas eslavas. Allí escuché a Omar Lobos:

 

-Sí, los gauchos fueron una ideología de Lugones, la imagen de la nación para oponerla a los inmigrantes rebeldes. - Ya los gauchos son asalariados acorralados en la pampa de elegía de Don Segundo Sombra, - esta es la Pulpería. Y vi el horizonte de siluetas equinas perfiladas sobre las sombras centelleantes del mediodía. -Estos los cuchillos del coraje, los cinturones de arreos de plata, y lee -qué hombre sale al campo sin su cuchillo. 

 

Omar Lobos en cien kilómetros desde la capital, contaba tantas historias singulares, dichas así con palabras vertiginosas y exactas relatos de Argentina con sus aires eurocéntricos, su rebeldía profunda, sus librerías que viven del insomnio, sus lectores eruditos, su cultura de mosaico cosmopolita. Mi amigo Omar, traductor trabajador de Dostoievski me contó que pampa es voz quechua. En la urbe de Eva Perón- por ser como soy me odian pero nunca me olvidarán, el nombre de Carlos Gardel suena en la estación del metro vecina del piloto de tormentas, el presidente que sostuvo visionario- un país no vale si solo exporta materias primas. Los traidores lobos imperialistas lo despedazan en menos de lo que bailás un tango.

 

Please reload

Featured Posts
Recent Posts

October 3, 2019

April 17, 2019

March 11, 2019

December 24, 2018

Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

SIGUENOS  

  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • c-youtube

Recibimos

Aceptamos patrocinadores

Contacto

Powered by

Alberto Romero