Definir un chicharrón

February 17, 2018

¿Cómo explicar que es un buen chicharrón? La pregunta tiene su interés. Qué sería de la comida criolla sin un buen chicharrón y cómo venderían la bandeja paisa sin el aceitoso, garrudo y crujiente chicharrón. 

 

Este preludio me sirve para mostrar la relación entre Bogotá y el chicharrón. Si que es un chicharrón definirla. Ha sido la Atenas, la nevera, la del nueve de abril, la ciudad del sur y el norte, la melancólica de sombrillas y aguaceros, la ciudad más mestiza de Colombia, la del congreso, la fábrica de la mermelada, la patria de los mimos, la sede del ajiaco, la de Rin Rin Renacuajo. Pero ninguna de esas imágenes la define. Bogotá hoy se parece más a la caótica, estruendosa, desorganizada e indefinible ciudad de Yakarta. 

 

Todo comenzó con el transporte. Al comienzo había percherones de carrozas, caballos de verde boñiga, después lentos tranvías, después buses ruidosos y pasajeros como atún deshollado en latas. Eran una incógnita los horarios. El pasajero sacaba la mano en mitad de la avenida: frenazo, pitazo, un hijueputazo, un salto mortal y el pasajero estaba adentro. Alrededor docenas de busetas, peatones y atracadores pendientes del salto del pasajero de la acera a la buseta. Millones vivíamos así. 

 

Era el gran negocio bogotano. Los dueños de busetas más ricos que esmeralderos.Hasta que llegó Peñaloza y olió su negocio. Estando en Yakarta vio el caos, las busetas rojas y su oportunidad. Los de la Volvo le pintaron los pajaritos de oro de Transmilenio: sea alcalde, promueva las busetas, use las vías públicas y dele un nombre publicitario a los buses : Transmilenio. (dos buses pintados de rojo, pegados con ventosas negras que zarandean a los pasajeros aplastados por el sistema del alcalde)

 

Con Photoshop de las busetas rojas y hablando inglés, los de la Volvo le dijeron serás nuestro doctor urbanista mundial del transporte público, vendedor de busetas a diesel en el tercer mundo. Peñaloza que no es ni urbanista ni doctor, habla inglés con 700 palabras y sin sintáxis, dijo sí. Agalludo y descarado como es. Se empeña en que lo moderno son las velas de sebo y no luz eléctrica, es decir “Transmilenio es la maravilla tecnológica” y no el metro como en todas partes.

 

Llenó a Bogotá de buses contaminante, latas estaciones, trancones rojos a las 6:00 de la mañana, a las 6:00 de la tarde, al mediodía, a todas horas. Bogotá está horrorosa. Para salir del chicharrón la gente de a pie va en motos chinas para llevar a la mujer, empanadas, pollo asado, tamales a domicilio, salirse del trancón. Bogotá hoy es como Yakarta la ciudad caótica del Asia. Últimamente el alcalde olió las basuras. Otro invento de algún asesor que lo lambonea en inglés. Bogotá infestada de basuras es la otra gallina de los huevos de oro del alcalde que no vive en Bogotá. Y los que vivimos nos quedaremos con el chicharrón de Bogotá, mientras el alcalde va en primera clase, descrestando calentanos del tercer mundo con sus buses rojos.

Publicado inicialmente en La Crónica del Quindío

Please reload

Featured Posts
Recent Posts

October 3, 2019

April 17, 2019

March 11, 2019

December 24, 2018

Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

SIGUENOS  

  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • c-youtube

Recibimos

Aceptamos patrocinadores

Contacto

Powered by

Alberto Romero