La moneda de Bizancio

June 29, 2017

Ver entregas anteriores

 

http://www.cronicadelquindio.com/noticia-noticia_opinion-seccion-opinion-titulo-la_moneda_de_bizancio-op-15997

 

http://www.cronicadelquindio.com/noticia-noticia_opinion-seccion-opinion-titulo-en_pula_todo_puede_pasar-op-16149

 

 

http://www.cronicadelquindio.com/noticia-noticia_opinion-seccion-opinion-titulo-oscuridad_total-op-16229.htm

 

http://www.cronicadelquindio.com/noticia-noticia_opinion-seccion-opinion-titulo-la_carta_de_la_fatalidad-op-16317

 

http://www.cronicadelquindio.com/noticia-noticia_opinion-op-16400.htm

 

 

 

Llevaba días acechando las huellas que me condujeran a una moneda. Su historia era una sucesión de episodios que malograron la vida de teólogos y aventureros. Su valor era incalculable. Fue acuñada en oro en el siglo V, y un puñado de especialistas afirmaba que fue la misma con que los emisarios del Pontífice sobornaron al teólogo que destruyó la herejía de Nestorio, patriarca de Constantinopla.

 

 


“Sustento que son dos naturalezas y una sola persona”, vociferó Nestorio en la catedral ante los fieles y el emperador.

El Emperador Teodosio que nombraba al Patriarca se dijo – Es una declaración contra Roma. Resultaba útil no rendir pleitesía a las ínfulas de los latinos y era un mensaje de su poder ahora que preparaba una expedición contra los enemigos de Bizancio en el desierto libio.

Decían que la moneda tenía grabada la herejía. Yo la vi en un catálogo de la Biblioteca de Moscú. Luego de rodear la estatua de Dostoyievski entré, crucé un largo pasillo y bajé al archivo protegido por puertas enormes de cedro. Estudié ruso y griego para conocer la moneda imperial, el sólido bizantino. Listé el catálogo impreso en la Nueva Granada, lo recibí de Dimitri, un tahúr de libros.

En un grabado de la imagen del Sólido está la inscripción que dividió la cristiandad de Oriente y Occidente: “En Cristo va el hombre y Dios. Tres que son uno y distintos”. Se me acercó alguien de cara indefinible que susurró en español de acento exótico: - Soy Arturo Borges y sé lo que busca, la moneda no está perdida. Un persa me reveló que la recibió de Cartaphilus en el asalto a Constantinopla el 29 de mayo de 1453. 

- Te doy un poder y las artes pero serás despatriado por siglos- dijo al darle el sólido.

 Dimitri Oskurov - el políglota con un prontuario de tráfico de iconos bizantinos - conocía mi obsesión por el sólido de albur y magia. Sentí que una sombra de prevención le atravesó la cara. Sentí que los dos sabían algo más.

 – Quien inicia la búsqueda no deja el enigma aunque lo descifre- advirtió el hombre de expresión doble. Puedo darle una carta para quien tiene el sólido y se esconde en el puerto de Pula. – No sé si está dispuesto a pagar su precio. Sentí que Dimitri nos espiaba. Sentí su presencia y respiración expectante. Pensé - antes no me habló de este catálogo.

La tesis acarreó el destierro del heresiarca. Era un cálculo del emperador bizantino arriesgarse a enfrentar al pontífice, acuñando la moneda de la herejía. El sólido llevó al suicidio al teólogo que destruyó la reputación de Nestorio. Sospechaban que la envidia por la fama de Nestorio le inspiró a vender su retórica contra el heresiarca.

La moneda juntó la astucia teológica y la estrategia política. Poseerla era ser el Heresiarca Nestorio, ser parte del juego del emperador. Ella era la herejía misma. ¿Y ocultaba la clave más temible e indescifrable de Nestorio? Mi

esquisa tenía una pista.- ¿Cuándo irá a Pula? Preguntó Arturo Borges. 

Please reload

Featured Posts
Recent Posts

October 3, 2019

April 17, 2019

March 11, 2019

December 24, 2018

Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

SIGUENOS  

  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • c-youtube

Recibimos

Aceptamos patrocinadores

Contacto

Powered by

Alberto Romero