¿Cuento chino?

September 3, 2016

Hoy en Vladivostok -en el extremo oriente de Rusia- está la inquietante paradoja del oriente: el vuelo de Pekín a Vladivostok es de dos horas y media, mientras que volando dentro de Rusia desde Moscú a Vladivostok que es una ciudad rusa, se gastan ocho horas exactas.
 

Los líderes de las principales economías del pacífico hoy están aquí en esta ciudad del extremo oriente. Hacen presencia el primer ministro de Japón, el líder de Corea del sur, el presidente de Rusia, y por supuesto, docenas de hombres de negocios de China.

 

Está desatado el taifún en la costa de la ciudad de Vladivostok y esta  historia me la narró un chino en el bus que atravesaba la ciudad rumbo a la universidad donde se celebra el foro económico  de Oriente.

“El ebanista Sin fue el mejor de todos. Ocurrió que una vez le pidieron fabricar un marco para el gobernante Lu. Cuando terminó su trabajo, era tan perfecto que parecía creada por unas manos mágicas de dioses o espíritus. El gobernante Lu se quedó mirando y le preguntó al ebanista cuál era su secreto.

 

Soy un simple artesano, dijo Sin. ¿De cuál arte me hablas? Tengo solo unos pequeños secretos de mi oficio. Te los contaré. Cuando decidí hacer el marco para la campana, no quise malgastar la energía Tsi, la energía de la vida, por eso decidí hacer una vigilia y concentrarme para serenar mi corazón. Después de tres días de vigilia dejé de pensar en medallas, en elogios, en el escalafón o en el dinero. 

 

Al quinto día me olvidé que por mi trabajo podrían ascenderme o humillarme; que me halagarían o me despreciarían. Dejé de pensar que a sunos mi trabajo les parecería perfecto y tosco a otros. Al fin del séptimo día de vigilia alcancé tal concentración de mi espíritu que me olvidé de todo: no sentía ni mis manos ni mis pies. Mi oficio era lo único que existía y todo lo demás dejó de importarme.

 

Entonces me marché al bosque y luego de cierto tiempo vi un árbol cuya forma era la precisa para el marco. Así, mi espíritu libre de cualquier entretención, encontró el árbol perfecto. Será por eso que la gente dice que mi marco lo hicieron los dioses o los espíritus”. Y ahí están pintados los chinos, digo yo.

Please reload

Featured Posts
Recent Posts

October 3, 2019

April 17, 2019

March 11, 2019

December 24, 2018

Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

SIGUENOS  

  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • c-youtube

Recibimos

Aceptamos patrocinadores

Contacto

Powered by

Alberto Romero