La batalla por Berlín

En la madrugada del 16 de abril de 1945 comenzó el apocalipsis de Berlín, con el rugido de los motores de docenas de aviones del ejército rojo sobre las alturas de Zeelov. Allí estaba el último bastión de defensa de Hitler. Era inexpugnable. Tenía lo que quedaba de la otrora poderosa maquinaria bélica nazi. Aferrados al último palmo de tierra enfrentaban la derrota. El ejército rojo arrojó desde el aire 17 mil toneladas de bombas y metal para doblegar el dispositivo criminal de guerra hitleriana.

 

Era el norte de Berlín, asediado por la presión implacable de las divisiones del primer frente de Belorusia. Sincronizaron 9.000 armas en una sola andanada. Las alturas de Zelov quedaron sumergidas en una oscuridad de nubes de pólvora. No se distinguían los quejidos de los que caían muertos de los soldados vivos. Sorpresivamente el ejército del mariscal Zhukov cubrió con luz enceguecedora el campo de batalla.

 

“El arma secreta del ejército rojo”, dijeron los alemanes tomados de sorpresa por el resplandor enceguecedor. En medio de las tinieblas de las explosiones que venían del aire y de la tierra, entre la sorpresa de las tropas defensoras de Berlín, Zhukov realizó su estrategia: partir en dos el anillo de defensa alemán, impedir que se replegara a Berlín el noveno ejército alemán, no dejar que se convirtiera en tropa de refuerzo para Berlín.

 

25 minutos duró el ataque de tanques, aviones y luz enceguecedora de 143 proyectores que cortaron la oscuridad y abrieron el camino a los soldados soviéticos. Durante dos días, escuadrones aéreos hicieron 65.550 vuelos de bombardeo. Cada hora de 48 horas, hubo 136 salidas de aviones. Una presión devastadora, interminable de incursiones aéreas sobre Zeelov. El anillo de defensa fue destrozado. Berlín estaba en la mira y la victoria próxima. No fue fácil. 

 

Entre el 16 de abril y el 2 mayo - fecha de la capitulación del ejército alemán- dos días después del suicidio de Hitler en su Bunker, fueron muertos en el combate por Berlín 78.000 soldados soviéticos y hubo 274.000 soldados heridos. Murieron 400.000 soldados entre niños y ancianos, llevados por Hitler a convertirse a las carreras en defensores de Berlín en ruinas. El nueve de mayo, gracias al heroísmo y la estrategia de victoria de los soldados del ejército rojo, se dio fin a la más cruenta guerra de la historia.

 

Este 9 de mayo en Moscú se conmemoran 70 años de la victoria. Fue una guerra de exterminio de Hitler contra los pueblos de la Unión Soviética. “Gracias al ejército soviético el pueblo alemán tiene libertad y bienestar”, dijo ayer el presidente de Alemania. Murieron más de veinte millones de personas entre soldados y civiles, en las ciudades rusas bombardeadas y en las batallas del ejército rojo contra los nazis.

 

Mañana en Moscú habrá conciertos de música de los años de la guerra. En una de las avenidas centrales se podrá ver y entrar al tren de la victoria, una reconstrucción de la vida cotidiana de los años de guerra en cuatro vagones con objetos, textos, fotografías y recuerdos. He visto en los sitios públicos de Moscú enormes fotografías en blanco y negro, con escenas de la guerra, soldados regresando vencedores a sus pueblos, mujeres bailando con sus novios, algunos mancos o sin una pierna.

 

Conversé con un anciano que tenía el pecho cubierto de medallas. Es uno de los veteranos que estarán en la plaza roja viendo a 17 mil soldados desfilar. Estaba en un parque, lo vi, lo saludé y él me invitó a un vaso de vodka. Un niño pasaba con la cinta de la victoria negra y naranja, el emblema de San Jorge. El niño se la entregó al viejo soldado. Él me la dio de recuerdo. 

Please reload

Featured Posts
Recent Posts

October 3, 2019

April 17, 2019

March 11, 2019

December 24, 2018

Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

SIGUENOS  

  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • c-youtube

Recibimos

Aceptamos patrocinadores

Contacto

Powered by

Alberto Romero