Los estribos de Gengis Kan

November 23, 2014

Por: Rubén Darío Flórez

 

Publicado inicialmente en Crónica del Quindío

 

En las estepas de Asia Central vivió Gengis Kan. Su dominio se extendía hasta Mongolia y el Cáucaso. Sus tropas a caballo fueron por el sur de Rusia y llegaron a Viena. Vivían en hordas, palabra que se transformó en sonido de guerra, aunque significa casa. La palabra existe en castellano, evidencia del poder de la leyenda. Gengis Kan adoraba los caballos. Entonces un hombre era sobre todo un jinete. Vivían, hacían asambleas, conversaban, dormían a caballo.

 

La unidad con el caballo se debió a un invento genial. Permitía al jinete seguir galopando con las manos libres para arrojar flechas silbantes. ¿Cómo era posible esta amalgama con el caballo? Por el estribo. La palabra está en todas las lenguas occidentales: Stirrup en inglés, stremia en ruso, etrier en francés. El estribo fue una revolución en las comunicaciones y en el arte de la guerra, como el celular. Un hombre a caballo y estribo era un ser fantástico, invencible.

 

El caballo fue símbolo de poder. Cuenta la leyenda que Gengis Kan el fundador del Estado de Mongolia, había llegado a las montañas del Cáucaso. Esto lo escuché en un trancón en Moscú. Sin poder movernos - en medio de la avenida a las ocho de la noche - el taxista del Cáucaso me habló de caballos en un Mercedes Benz inservible en el trancón. Iusub contó que estando Gengis Kan de paso en el Cáucaso, con sus imparables jinetes llevaba un caballo, el más hermoso que existía en el Asia Central, de crines largas. Era negro como la noche, infatigable, veloz.

 

Gengis Kan cabalgaba por horas con los dedos de los pies sostenidos en equilibro sobre los estribos. La leyenda cuenta que su mirada se quedaba detenida, inmutable mientras miraba al interlocutor. Era signo de su majestad. La noche cuando llegó a las montañas, con sus campamentos, caballos y guerreros, su potro quedó en la caballeriza. En la madrugada el Gengis Kan quiso el caballo, fueron por él y no estaba. Había sido robado. 

 

Enviaron emisarios por la región. Ninguno habló de venganza o retaliación. Las palabras sobraban si eran los emisarios del Kan quienes exigían el caballo. Al medio día llegó un muchacho del Cáucaso al campamento. –Sé dónde está el caballo - dijo. Llevaron al muchacho a donde el Kan. 

 - Me enamoré del caballo, quise probar que nadie se daría cuenta cuando lo tomara. Tenía un sueño montar el caballo de Gengis Kan. Y miró fijamente a los ojos del príncipe mongol. Todos estaban en vilo. Había robado el caballo del Gengis Kan, lo había montado, le decía en su cara lo que había hecho y miraba de frente. 

 

El Gengis Kan, que había derrotado imperios, que estremecía a pueblos en oriente y occidente, estaba frente a un desconocido muchacho que robó su caballo favorito. No le dijo nada y se acercó. Con un gesto tomó del caballo los estribos y se los dio al joven. 

 

Dice la leyenda -que contó Iusup en el taxi inmovilizado en medio del trancón - que el muchacho fue soldado de la guardia del Gengis Kan. La leyenda tiene siglos en el Cáucaso.

Please reload

Featured Posts
Recent Posts

October 3, 2019

April 17, 2019

March 11, 2019

December 24, 2018

Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

SIGUENOS  

  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • c-youtube

Recibimos

Aceptamos patrocinadores

Contacto

Powered by

Alberto Romero